¿Qué características hacen de una vivienda un espacio sostenible?

¿Qué características hacen de una vivienda un espacio sostenible?

Catalina Gómez, Gerente de la Cadena de Valor de Infraestructura para Latinoamérica de Dow, identifica cinco aspectos que enmarcan el concepto de vivienda sostenible.

El desarrollo de nuevos proyectos de infraestructura continua impulsando el crecimiento de la industria de la construcción en Colombia, que tan solo el año pasado aportó a la economía del país casi 78 billones de pesos (unos 26.194 millones de dólares), lo que representa un 9% del PIB, según la Cámara Colombiana de la Construcción (Camacol).

En este contexto, el componente sostenible se concibe como un aspecto fundamental en el desarrollo de iniciativas de edificación urbana tanto públicas como privadas. Más allá de medir este factor en términos de reducción de toneladas de dióxido de carbono, existen otros aspectos como la disminución de accidentes, el aumento de calidad y la durabilidad de materiales, que también hacen que un proyecto de vivienda sea considerado sostenible.

Basado en esto, Catalina Gómez, Gerente de la Cadena de Valor de Infraestructura para Latinoamérica de Dow, compañía que combina el poder de la ciencia y la tecnología para innovar todo aquello que es esencial para el progreso humano, identificó cinco aspectos que enmarcan el concepto de vivienda sostenible:

1. Eficiencia energética y reducción de consumo de agua
Según World Urbanization Prospects, para el 2030 la población mundial será de 8.3 billones, esto implica que se requerirá 30% más de agua y 45% más de energía. Por consiguiente, la población deberá desenvolverse en un entorno que permita el ahorro de estos recursos, empezando por su vivienda.

2. Bienestar de las personas y entorno
Al momento de construir una vivienda, se debe tener en cuenta dos aspectos fundamentales para el bienestar de las personas que habitaran el espacio: confort y seguridad, entendido como la consecución de espacio amplios, buen flujo del viento, entre otros. Sumado a esto, también es necesario aprovechar la naturaleza para, por ejemplo, tener acceso a luz natural.

3. Bajo impacto ambiental
La industria de la construcción es responsable del 30% de las emisiones de CO2, por eso es indispensable la búsqueda de nuevos modelos constructivos que minimicen el impacto ambiental. Una de las modalidades que ha tomado fuerza en Colombia es la implementación de techos verdes, que funcionan como una buena alternativa que permiten el crecimiento y mantenimiento de las plantas, al mismo tiempo que reduce las emisiones de CO2.

4. Calidad y durabilidad de los materiales
Esta característica está directamente relacionada con el ahorro de costos, pues al utilizarse materiales de alto desempeño y durables, se reducen directamente los mantenimientos. De igual manera, estos materiales deben ser de alta calidad, ya que de esta manera, se evitarán deterioros en la vivienda.

5. Economía circular
Se refiere a la reutilización de desechos de manera responsable, y al aprovechamiento de residuos que sobran de la construcción para utilizarlos como materia prima de otro producto, y de esta manera, vuelva a entrar en la cadena de valor.

“Debemos trabajar en comprender, diseñar, gestionar e implementar soluciones que contengan los 5 pilares mencionados anteriormente. Entender el contexto en el que nos encontramos como país para trabajan en pro de iniciativas que aseguren que el acceso a una vivienda digna con beneficios reales para la sociedad y el medio ambiente” puntualiza Gómez.