Industria 4.0: inteligencia con impacto directo en la eficiencia de negocios

Industria 4.0: inteligencia con impacto directo en la eficiencia de negocios

Indra facilita a la industria mejoras en costos, gestión de clientes y productividad con soluciones especializadas para toda la cadena de valor en diversos sectores.

Indra, una de las principales empresas globales de consultoría y tecnología, se ha convertido en el socio de referencia para que fabricantes y empresas puedan evolucionar hacia un modelo de Industria 4.0.

La compañía ha colaborado con el Ministerio de Industria, Energía y Turismo de España, junto a otras grandes empresas de referencia mundial, en la definición del programa Industria Conectada 4.0 que pretende impulsar la transformación digital de la industria española mediante la actuación conjunta y coordinada del sector público y privado. Asimismo, participa en múltiples iniciativas sectoriales público- privadas de relevancia para ayudar a la industria a aprovechar las oportunidades que ofrece la transformación digital.

Sin embargo, Indra no solo ha conseguido un papel relevante en España en la definición de la estrategia para abordar con éxito la Cuarta Revolución Industrial, sino que, además, ha creado una oferta única y diferencial que le permite desarrollar e implantar soluciones tecnológicas de referencia adaptadas a cada cliente y en los ámbitos estratégicos de la empresa.

Para ello, ha sido clave su experiencia como líder mundial en el desarrollo de soluciones tecnológicas integrales para todos los sectores de actividad, con referencias destacadas en compañías de primer nivel dentro de ámbitos tan relevantes como la automoción, la energía, el transporte y la logística, el retail, los bienes de consumo, las infraestructuras, la industria aérea o la gestión turística, entre otros.

Basada en esta experiencia, ha configurado una propuesta de valor para la industria que aborda cuatro aspectos fundamentales: un enfoque integral y flexible sobre las necesidades de cada cliente; un equilibrio entre una visión estratégica y la puesta a disposición de soluciones tecnológicas innovadoras; su capacidad probada en ámbitos tecnológicos punteros; y un modelo ágil enfocado a aportar valor en el negocio a corto plazo.

Los resultados ya se han materializado en los proyectos realizados, con beneficios tangibles, tanto en términos de trazabilidad, como eficiencia, calidad o flexibilidad en los procesos industriales. La propuesta de Indra ha permitido alcanzar a sus clientes mejoras relevantes y sostenibles en ámbitos como la reducción de los costes de producción, fiabilidad y costes de mantenimiento, las paradas no programadas o la productividad.

La irrupción de las tecnologías digitales y las necesidades de unos clientes, cada vez más exigentes, están transformando el sector industrial.

“La digitalización ofrece oportunidades en todas las etapas de la cadena de valor de la Industria, desde el diseño de producto hasta los procesos de fabricación y la gestión de la cadena de suministro o su comercialización. Es tan importante el posicionamiento diferencial, ya que partimos de una visión de negocio para desplegar capacidades y activos diferenciales que permiten transformar con éxito el negocio y maximizar los impactos en el cliente, asegurando la robustez de las soluciones y su operatividad en la implantación masiva”, explica Jaime Ynzenga, responsable de Industria 4.0. de Indra.

Concepción global

Esta afirmación no es una cuestión baladí. En la actualidad, subrayan, pocas compañías cuentan con una oferta global que da respuesta a las necesidades de la empresa para su evolución hacia un modelo de Industria 4.0 (desde la visión estratégica y de negocio hasta las denominadas Operational- OT Technologies y las Information Technologies- IT).

En esta línea, por ejemplo, destacan herramientas como FEEP IoT Sofia2, la solución Internet of Things con capacidades Big Data y Cloud de Minsait, la unidad de negocio de Indra que da respuesta a los retos que plantea la transformación digital, y que actúa como middleware y repositorio, permitiendo la interoperabilidad en tiempo real entre sistemas, redes, dispositivos y sensores. Su capacidad de procesar en tiempo real miles de eventos y datos por segundo aporta una rentabilidad única en términos de negocio.

Un nuevo contexto al que dar respuesta

En los últimos años, la Industria ha reflejado cambios globales con impacto en la competitividad de las empresas. Una mayor exigencia de productos más personalizados por parte de los clientes, la evolución de la demanda hacia los países emergentes, los avances en el plano tecnológico o la introducción de los productos conectados suponen un reto estructural para las organizaciones, con implicaciones operativas, tecnológicas y culturales que afectan a toda su cadena de valor.

“Las nuevas tecnologías digitales permiten transformar este momento de cambio en una oportunidad para adoptar posiciones diferenciales y alcanzar mayores niveles de rentabilidad. Sin embargo, hay empresas punteras en distintos ámbitos que están implantando soluciones digitales para generar ventajas sobre sus competidores y mejorar áreas clave de su cadena de valor”, añade Ynzenga.

Por ello, dentro de esta nueva realidad, que rompe el esquema existente, es necesario contar con una estrategia clara de compañía que permita aprovechar las posibilidades de la Cuarta Revolución Industrial, de modo que el despliegue de soluciones digitales y tecnológicas genere impactos reales y visibles en el negocio a corto plazo.

La propuesta de Indra da respuesta a estas necesidades, identificando qué iniciativas y tecnologías digitales acelerarán la consecución de la visión estratégica y permitirán maximizar los impactos. Una propuesta diferencial que se asienta en tecnología flexible, eficiente, robusta y cibersegura para desplegar soluciones adaptadas a cada problema, cliente e industria, y alcanzar los mayores estándares de excelencia y rentabilidad.