Universidad Javeriana adapta su tecnología a una nueva generación de estudiantes

Universidad Javeriana adapta su tecnología a una nueva generación de estudiantes

Docentes, estudiantes y personal administrativo acceden de manera remota a las salas de informática eliminando las barreras de horarios y desplazamientos.

La Pontificia Universidad Javeriana en Bogotá es una institución de educación superior que cuenta con 19 mil estudiantes en pregrado y 3.500 de postgrado distribuidos en 18 facultades. Al contar con un gran número de estudiantes de una generación que es totalmente tecnológica la universidad identificó que necesitaban tener una infraestructura de TI capaz de atender sus solicitudes y estar disponible siempre para toda la comunidad educativa, por lo tanto, decidieron transformarse apostando a la calidad formativa y la innovación.

Anteriormente, para aquellas clases con requerimientos de tecnología contaban con 12 salas compuestas por 288 computadores, a través de las cuales se podía acceder al software institucional. Sin embargo, esto empezó a no ser suficiente puesto que debido a las limitaciones de horarios y reservaciones de estas salas muchos de los estudiantes debían esperar por un turno, lo que retrasaba el desarrollo de sus actividades.

En este contexto, la universidaddecidió implementar una infraestructura administrada en forma centralizada que hoy le permite asignar recursos en tiempo real, dependiendo de las necesidades de estudiantes y profesores, a través de la implementación de soluciones de virtualización de sus servidores (Citrix XenServer), de aplicaciones (Citrix XenApp) y de escritorios (Citrix XenDesktop).

Adicionalmente se implementó un fuerte componente para el balanceo de cargas (NetScaler)para que la red pueda responder a todas las exigencias que la universidad le demanda.Gracias a la transformación de las aulas tradicionales hoy estudiantes y personal administrativo de la universidad, pueden usar sus dispositivos personales para acceder al campus universitario desde la comodidad de cualquier lugar.

“Actualmente, el estudiante puede usar el software institucional en su casa a la hora que quiera. Por otra parte, a algunos profesores se les dificultaba dejar tareas fuera de clase porque no estaba habilitado el software, la virtualización nos permitió que ambos pudieran acceder desde cualquier lugar a cualquier momento, a través de cualquier dispositivo”, afirmó Luis Francisco Martínez, Director de Tecnologías de Información de la Pontificia Universidad Javeriana.

Toda la institución se ha visto beneficiada con la transformación tecnológica que desarrolló el departamento de TI. Por ejemplo, existe el caso de una docente que enseña temas avanzados sobre Excel a estudiantes que utilizaban tanto equipos Microsoft como MAC. Para dar su clase, tenía que hacer explicaciones separadas debido a las diferencias entre ambos sistemas operativos.

Con la virtualización, ella logró que los estudiantes usaran el programa de una manera estándar a través de sus propios dispositivos. De esta manera, abrieron la puerta a que los estudiantes practiquen BYOD (Bring Your Own Device), a través de espacios flexibles que brinda la virtualización independientemente de las características que tenga cada equipo sin correr riesgos, pues estas soluciones permiten que tanto estudiantes como docentes y cuerpo administrativo, puedan acceder a la información a través de sus equipos personales con total seguridad.

Por otra parte, se habilitó la movilidad. La comunidad educativa se siente más cómoda ejecutando acciones desde cualquier lugar. Otros profesores están dejando de usar el aula de informática y están en las aulas normales utilizando aplicaciones en los dispositivos de los alumnos.Ya no deben preocuparse de reservar las salas o identificar si están ocupadas.

Este proyecto implicó un cambio cultural al dejar atrás un sistema tradicional de salas de computación ya que, gracias a las soluciones que adoptaron se les permitió a los estudiantes utilizar las herramientas digitales para sus clases sin importar la hora o el lugar desde donde lo hagan, dejando atrás las limitaciones de horarios en los que estaban habilitadas las salas fijas.

“Esta implementación es un modelo de cómo la transformación digital se ha vuelto, sin duda, la aliada de una institución que abre paso a la innovación, a una educación más interactiva, que tiene como apoyo nuevas herramientas de colaboración, permite llevar el conocimiento más allá del aula física y transforma los entornos educativos al satisfacer las demandas de las nuevas generaciones”, concluyó Juan Pablo Villegas, Director de Citrix para el Norte de América Latina.