La ciudad china de Jinan protegerá sus redes con cifrado cuántico

La ciudad china de Jinan protegerá sus redes con cifrado cuántico

El cifrado cuántico, también conocido como Quantum Key Distribution (QKD), se basa en las cualidades cuánticas de partículas como por ejemplo los fotones.

Las autoridades de la ciudad china de Jinan han comenzado a utilizar comunicaciones que incorporan criptografía cuántica directamente en la red. Por ahora, este tipo de comunicaciones es inviolable.

El acceso a la capacidad de cálculo cada vez económica, especialmente gracias a unidades de procesamiento gráfico (GPU) basadas en la nube, hace que sea una cuestión de tiempo antes que las tecnologías de criptografía consideradas actualmente seguras, ya que pueden ser vulneradas por individuos o empresas con la suficiente motivación o capacidad. De hecho, algunas tecnologías de cifrado han quedado obsoletos debido a la creciente capacidad de cálculo disponible.

Ante este escenario, varios centros de investigación académica y gubernamental en todo el mundo trabajan en el desarrollo de tecnologías de cifrado cuántico. Al contrario que en las actuales tecnologías de encriptación que se basan en cálculos matemáticos, el cifrado cuántico, también conocido como Quantum Key Distribution (QKD), está basado en las cualidades cuánticas de partículas como por ejemplo los fotones.

Aunque teóricamente no debería ser posible interceptar y extraer información inteligible de redes con cifrado cuántico, algunas implementaciones iniciales han presentado vulnerabilidades. Parte de la razón de que este tipo de cifrado hace que sea imposible intervenir una red sin necesidad de detectar la intrusión es que el flujo de fotones que transportan los datos es alterado como resultado de una intercepción.

Esto se explica por el fenómeno llamado filtración cuántica que implica que los pares de partículas cuánticas, como los fotones, pueden ser estructurados de una manera que los involucra a una interacción con una de las partículas que afecta a la segunda partícula, independientemente de la distancia que las separa.

Un reporte publicado por el portal China Daily indicó a principios de agosto de 2017 que la ciudad de Jinan, capital de la provincia de Shandong, será la primera del mundo en implementar cifrado cuántico para las comunicaciones entre oficinas gubernamentales. El plan es activar la red a finales del mismo mes.

"Los organismos públicos, la defensa y los sectores de finanzas y suministros de servicios vitales como la electricidad son las que mayor necesidad tienen de contar con comunicaciones seguras", señaló Zhou Fei, Funcionario del Instituto de Tecnología Cuántica de Jinan, en una entrevista concedida al portal chino.

El desarrollo de la red, a la que se han conectado 200 terminales, inició en 2013 y desde mayo se han realizado las pruebas finales antes de su activación.

Con siete millones de habitantes, Jinan se encuentra situada entre Beijing y Shanghai. Las autoridades chinas también habrían instalado una red cuántica de 2 mil kilómetros de longitud entre ambas ciudades que en su trayectoria cruza Jinan.

Entretanto, el físico cuántico Anton Zeilinger, de la Universidad de Viena, explicó que China cuenta con una considerable ventaja con respecto a Europa, situación que atribuye a la voluntad de las autoridades del país asiático, contrastada con la reticencia de las autoridades del Viejoo Continente, a financiar estos proyectos científicos de gran magnitud.

"La ventaja que ahora tiene China no se debe a su investigación científica sino simplemente al hecho que decidieron usar la tecnología", concluyó Zeilinger.