C-RAN, el primer paso para construir los fundamentos para el 5G

C-RAN, el primer paso para construir los fundamentos para el 5G

Esta arquitectura para la red de acceso de radio (RAN) establece la base para la tecnología 5G y al mismo tiempo se consolida como una tendencia clave en la industria Wireless.

Los operadores móviles se están preparando para soportar tecnologías Gigabit LTE y 5G, por lo que deben hacer que sus redes sean mucho más densas para ofrecer servicios de alto rendimiento y baja latenica.

La densificación impplica el despliegue de small cells separadas por poca distancia entre sí a través de la red de acceso de radio (RAN), un panorama donde C-RAN (una arquitectura de habilitación para RAN en small cells y macro sitios) establece la base para la tecnología 5G y hoy en día se consolida como un factor clave en la industria Wireless.

C-RAN puede representar una RAN en la nube o centralizada, siendo ésta última lo que los operadores están haciendo en la actualidad. En una red macro celular convencional, las unidades de radio están montadas en la parte superior de la torre con las antenas, con la fibra típicamente a una unidad de banda base (BBU) ubicada en la base de la torre.

La BBU cuenta con la capacidad de procesar toda la información por hora y vincula al usuario final con la red central, de tal manera que cada cell site tiene su propia BBU situada en sitio en un cierto tipo de caseta o recinto.

“La C-RAN (centralizada) en sí misma puede servir a un gran número de cell sites y sustituye las BBUs tradicionales situadas en cada sitio. La tecnología C-RAN ofrece una alternativa mejor organizada y más eficiente, pues permite extraer las BBUs de cada sitio y las centraliza. La cantidad total de equipos BBU requeridos se reduce y la RAN centralizada abre el camino para el cambio principal eventual hacia la Cloud RAN, donde el procesamiento de la BBU se ha virtualizado. Se espera que esta versión de C-RAN sea un activador fundamental para 5G, pero antes de la virtualización viene la centralización, y ahí es donde la industria inalámbrica está ahora”, mencionó Wes Oxlee, Director de Desarrollo de Negocio de Soluciones de Conectividad de CommScope.

Centralizando las BBUs en un concentrador C-RAN, se introduce una nueva capa en la red conocida como fronthaul. Esta capa es el enlace entre el grupo de BBU y las unidades de radio remotas en el sitio de la celda o en la ubicación de las small cells.

La fibra es la mejor opción para este tipo de implementaciones, al ofrecer mayor ancho de banda. Sin embargo, debido al costo que supone la colocación de una nueva red, algunos operadores de red están utilizando sus activos de fibra existentes, como la red FTTH, mediante una técnica llamada convergencia de redes de fibra.

“La convergencia de redes de fibra se refiere a la combinación de múltiples servicios dentro de una red de acceso único. En otras palabras, un solo medio se utiliza para entregar todas o múltiples formas de servicios de comunicación. El proceso de convergencia de la red de fibra óptica está impulsado principalmente por el desarrollo de tecnologías habilitadoras, la demanda de los usuarios y las capacidades de los proveedores de servicios”, agregó Oxlee.

Las redes FTTH poseen una extensa huella que es ideal para soportar aplicaciones ,óviles de rápido crecimiento como el sistema de antena distribuida (DAS), backhaul de small cells y Wi-Fi. Adicionalmente, operadores y proveedores regionales que de forma histórica comenzaron sus redes usando radios Wi-Fi para servir a sus usuarios, están también migrando rápidamente para FTTH como un recurso para incrementar su competitividad y ofrecer servicios diferenciados.

“Con todo este movimiento del mercado, en América Latina se están dando tasas impresionantes de crecimiento en nuevas instalaciones de FTTH para los próximos años, números que son capaces equiparar a mercados maduros como América del Norte y Europa. Para finales del año pasado se contaba ya con poco más de 4.5 millones de casas conectadas, un crecimiento del 25% en comparación con 2015; y con cerca de 23 millones de casas pasadas, 18% más que en 2015. Con estos números se muestra que la fibra está tomando un gran lugar en el mercado de Latinoamérica, lo que implica un desarrollo y adopción positiva en toda la región”, explicó Eduardo Jedruch, Presidente de la Asociación Fiber Broadband LATAM Chapter.

Además de un menor gasto de capital, menores costos de mantenimiento y un mejor aprovechamiento del espacio, C-RAN ofrece muchos beneficios. A menudo los operadores tienen la posibilidad de aprovechar la infraestructura existente de la central o de los cell sites para crear los C-RAN centralizacdos, lo que implica que a la par de ahorrar en costos de hardware, este modelo puede representar ahorros significativos en términos de energía, refrigeración y costos de arrendamiento de sitios.

“El primer paso en el camino hacia 5G es la centralización del RAN. Los operadores están haciendo esto hoy mediante la creación de agrupaciones BBU centralizadas y el aprovechamiento de sus redes de fibra. El siguiente paso en el proceso será la virtualización, que ya se está desplegando en el núcleo de la red, pero finalmente llegará a la RAN también”, concluyó Oxlee.