Infraestructura de fibra: el futuro de las telecomunicaciones

Infraestructura de fibra: el futuro de las telecomunicaciones

El avance tecnológico y las nuevas tendencias en telecomunicaciones han generado grandes desafíos de conectividad y transmisión, donde la fibra óptica continúa ganando popularidad en la industria.

La demanda de información, datos y redes de comunicaicón ha crecido de manera sustancial en los últimos diez años. El avance tecnológico y las nuevas tendencias en telecomunicaciones han generado grandes retos de conectividad y transmisión, donde la fibra óptica continúa ganando popularidad como una solución que se adapta de mejor manera a los requisitos de mayor capacidad y velocidad de los usuarios.

El desarrollo de una red confiable para satisfacer todas las necesidades actuales y futuras nunca han sido tan importante y la fibra óptica se presenta como una solución completa ante estos desafíos.

En el mundo, la necesidad de una conectividad más eficiente, ágil y disponible en cualquier momento se ha convertido en una exigencia principal y en América Latina no es distinto, por lo que el uso de la fibra óptica se ha incrementado exponencialmente.

En 2015, Latinoamérica contaba con aproximadamente 3.5 millones de casas conectadas a fibra óptica, algo así como 20.1 millones de casas pasadas. Se espera que para el 2020 se triplique el número de casas conectadas y se duplique el de casas pasadas. Pero la fibra hasta el hogar (FTTH) no es la única solución que ha crecido. Con tendencias como la tecnología 5G, la computación en la nube y el Internet de las Cosas (IoT), la infraestructura de fibra también está en las agendas de los operadores y proveedores de servicios", manifestó Eduardo Jedruch, CCS Network Architect CALA de CommScope y Presidente de FTTH Councul LATAM Chapter.

Debido a la baja calidad del cobre existente como conductor, las empresas de telecomunicaciones están apostando por las redes FTTH para ofrecer servicios innovadores y velocidades más altas.

Gracias a la demanda de conectividad actual, las empresas también están llevando la fibra más allá, pasando de ser una herramienta para proveer servicios residenciales hacia una arquitectura de rede que conduce la fibra a diversas etapas de infraestructura, llegando a distintos niveles de aplicaciones y, finalmente, a viviendas indivuales.

“Hoy proveedores, empresas y operadores, deben tener en cuenta el crecimiento de las llamadas ciudades digitales y el alcance del IoT, pues todas las aplicaciones que se desarrollan se montan sobre las redes FTTH, por lo que el desafío es que sean infraestructuras a prueba de futuro, con características de alta disponibilidad, alta capacidad y baja latencia. Por estas razones, durante la Conferencia FTTH LATAM 2017 en Buenos Aires, abordamos un enfoque que va más allá de lo que normalmente se habla de la FTTH, incluyendo algunos tópicos respecto a las innovaciones en torno a la FTTB y cómo los proveedores deben ofrecer soluciones que hagan frente los desafíos futuros, al mismo tiempo que abordan plazos de tiempo más cortos para las implementaciones de fibra”, explicó Jedruch.

Aunque la fibra se presenta como una de las soluciones más adecuadas para encarar el creciente desarrollo de la infraestructura de telecomunicaciones, aún queda mucho camino para que tanto proveedores, empresas y operadores puedan sacar el mejor provecho de ésta. Para Jedruch, quien conoce profundamente el contexto del crecimiento que la fibra tiene y seguirá teniendo en los próximos años, no sólo basta con conocer la aplicación de la fibra o su caso de uso, sino contemplar la problemática en general y el impacto que ello tiene en la operación y evolución de la red.

“La FTTH tiene el potencial para abrir la puerta a una amplia gama de servicios y aplicaciones, sean de productividad o entretenimiento, entregados directamente a las casas u oficinas; pero para lograrlo hay que considerar que no basta con la solución, sino que es necesario el conocimiento para implementar, operar y desplegar toda la infraestructura de manera eficiente. Los clientes están empezando a comprender que no se trata sólo de comprar cualquier caja de terminal o cualquier tipo de cable, sino que hay ciertos estándares que se deben cumplir y, sobre todo, buscar soluciones sólidas, bien adaptadas a la realidad y que le permitan al operador contar con una infraestructura preparada para el futuro”, concluyó Jedruch.